Contactar   Facebook Seminario San Cayetano de Ciudad Rodrigo Twitter Seminario San Cayetano de Ciudad Rodrigo   Canal de Youtube de Seminario San Cayetano de Ciudad Rodrigo
 
 
             
 

 Lema del curso 2016-2017

 

 

 

Dios espera algo de ti. Deja tu huella

“Dios espera algo de ti, deja tu huella” es el lema elegido para el curso 2016-17 en nuestro seminario. Está tomado del mensaje que el papa Francisco dirigió a miles de jóvenes, entre ellos algunos de nuestro seminario, en la noche del 31 de julio de 2016, en la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Cracovia.
El papa advertía a los jóvenes del peligro de confundir la felicidad con la comodidad, usando la comparación de un sofá «que nos ayude a estar cómodos, tranquilos, bien seguros, que nos garantiza horas de tranquilidad para trasladarnos al mundo de los videojuegos y pasar horas frente a la computadora… un sofá que nos haga quedarnos en casa encerrados sin fatigarnos ni preocuparnos». Esta vida sofá, poco a poco, va paralizando al joven y lo aísla, encerrándolo en su pequeño mundo.
Ante este peligro el papa hacía esta invitación: «queridos jóvenes, no venimos a este mundo a “vegetar”, a pasarla cómodamente, a hacer de la vida un sofá que nos adormezca; al contrario, hemos venido a otra cosa, a dejar una huella. Es muy triste pasar por la vida sin dejar una huella. Pero cuando optamos por la comodidad, por confundir felicidad con consumir entonces el precio que pagamos es muy caro: perdemos la libertad».
Se necesitan jóvenes valientes, porque «Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, se necesita una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar» y salir al encuentro de tantos hermanos que necesitan ayuda. Para trasformar el mundo se requieren jóvenes bien preparados que se conviertan en «actores políticos, pensadores, movilizadores sociales».
Quizá alguno podría preguntarse, dice el papa, «eso no es para todos, solo es para algunos elegidos», y responde: «son elegidos todos aquellos que estén dispuestos a compartir su vida con los demás… Dios espera algo de ti, Dios quiere algo de ti, Dios te espera a ti. Dios viene a romper nuestras clausuras, viene a abrir las puertas de nuestras vidas, de nuestras visiones, de nuestras miradas. Dios viene a romper todo aquello que te encierra. Te está invitando a soñar, te quiere hacer ver que el mundo contigo puede ser distinto. Eso sí, si tú no pones lo mejor de ti, el mundo no será distinto».
Quiero concluir con unas últimas palabras del papa y una pregunta: «amigos, hoy Jesús te invita, te llama a dejar tu huella en la vida, una huella que marque la historia, que marque tu historia y la historia de tantos… ¿Qué responden tus manos y tus pies al Señor, que es camino, verdad y vida?».